Connect with us

Análisis del mercado

Riesgo de devaluación del euro en 2022-2023

Publicado hace

El déficit actual de la balanza de pagos de la UE (EUR22) es ya del 15% del PIB. El choque económico debido a esto puede compararse en magnitud a los choques externos que han asolado a los países en desarrollo durante los últimos 30 años.

Superar una crisis de este tipo requiere una combinación de política monetaria estricta y depreciación de la moneda. En los casos mencionados, el tipo de cambio real de la moneda nacional se desplomó una media del 50%. En el mejor de los casos, la depreciación llegó al 30%.

Hasta ahora, el euro ha caído alrededor de un 5% frente a una cesta de monedas de los principales socios comerciales y un pequeño 10% frente al dólar.

¿A qué conduce el déficit de la balanza de pagos?

Ante todo, a la devaluación. Las empresas del país, al consumir más de lo que vende, empiezan a reducirse y a pagar menos impuestos. La tesorería se vacía y el Estado tiene que abandonar en cierta medida sus obligaciones sociales.

La depreciación de la moneda nacional, por un lado, devalúa las pensiones y las prestaciones en cierta medida y, por otro, abarata la mano de obra. Así, los exportadores del país pueden reducir los costes de producción en relación con sus competidores en el mercado mundial, lo que aumentará las exportaciones, y el empobrecimiento de la población reducirá en cierta medida el consumo. En total, esto suele permitir normalizar la balanza de pagos o «esperar» una tendencia negativa para los principales bienes de exportación del país.

En este caso, por cierto, el PIB del país puede seguir creciendo. Por ejemplo, Italia utilizó regularmente este truco hasta que entró en la zona euro. Después de eso, el crecimiento económico del país prácticamente se detuvo frente al de Asia o Alemania.

El problema es que esta receta funcionó bien en los mercados emergentes. Allí nadie se compadecía de las divisas. Pero el problema del euro es que es una moneda de reserva. Y una devaluación del 20-30% frente a una cesta de las principales monedas del mundo le quitaría por completo ese estatus. Nadie quiere mantener sus reservas en el equivalente de la lira turca o el rublo ruso con su devaluación aleatoria.

¿Cuáles son las soluciones?

Y ahora el BCE tiene que elegir: o desindustrializar y crear desempleo o renunciar al estatus de moneda de reserva.

La población se empobrecerá en cualquiera de los dos escenarios. Y tienen más o menos hasta el próximo verano. Permítanme recordarles que la inflación industrial en Alemania es ahora de casi el 40%. Tarde o temprano llegará al consumidor, que ahora es de casi el 10%.

Por el momento, el BCE se aferra al estatus de reserva y sube los tipos. Es la segunda vez este año. Ahora está en el 1,25%. La era de los tipos negativos en el euro ha terminado. Probablemente esperan que la crisis ucraniana y los problemas del gas se resuelvan a finales de este año. Pero si eso no ocurre, quizá sólo haya una moneda de reserva en el mundo: el dólar.

Trader de criptomonedas y mercados de capitales tradicionales. Miembro del Programa de Becarios Profesionales del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Es analista financiero colegiado y miembro de pleno derecho del CFA Institute y de la CFA Society. Licenciado en finanzas Universidad de Europea (Madrid).

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending

Copyright © 2011-2022 Freedomfinance.es